MONASTERIO DE SANTA MARIA DE GRADEFES

 

Monasterio de Santa María de Gradefes

El monasterio de Santa María, se localiza en la margen derecha del río Esla. Fue fundado en 1168, y la construcción de su iglesia comenzó el 1 de marzo de 1177, según reza una inscripción en el muro interior norte, con el patrocinio de la que sería su abadesa, doña Teresa Perez, viuda de García Pérez, caballero a las órdenes de Alfonso VII.

La primera comunidad la constituyeron monjas cistercienses provenientes del monasterio navarro de Tulebras, llegando a ser un importante y privilegiado cenobio femenino, teniendo potestad la abadesa de Gradefes para administrar justicia civil y recaudar tributos. A comienzos del siglo XVII la comunidad íntegra se trasladó a Medina de Rioseco, quedando el centro en estado ruinoso hasta su regreso, bajo el abadiato de doña Isabel de Quiñones. Con la exclauración de 1835 y el decreto republicano de 1868 que suprimía las órdenes religiosas, corrío peligro de abandono, superado en 1882 al incorporarse las religiosas de los monasterios cistercienses de Avilés y de Otero de las Dueñas, continuando tal uso hoy en día. Ha sido restaurado recientemente bajo la dirección de la arquitecta Susana Mora.

 

DESCRIPCION ARQUITECTONICA

Lo más interesante del edificio se centra en la cabecera de la iglesia en estilo románico de transición, elemento de la fundación original del siglo XII junto con el capítulo. Ejemplo único en españa en un monasterio cisterciense femenino, por el hecho de poseer girola, conociendose solo otra en el monasterio francés de Flines, pero de factura posterior ya que data del siglo XIV. El crucero es más tardío, completándose el coro y demás dependencias en el siglo XVII, lo que motiva su gran hetereogeneidad.

Construído en sillería de piedra caliza, presenta al exterior tres absidiolos semicirculares tangentes, enfatizando el central dos semicolumnas adosadas, que se repiten al interior. Las bóvedas de la girola y de las tres crujías de la nave son de aristas. La capilla mayor y el absidiolo del centro se techan con paños cóncavos sobre nervios, en disposición de equilibrarse cruzándose los de la capilla, constituyendo el adelanto más notable del edificio. Los arcos son apuntados y de medio punto, pudiéndose observar que los que ciñen los primeros tramos de la girola son rectos a un lado y curvos al otro, siguiendo el movimiento del muro

 

 

 

 

Prohibida la reproducción total o parcial de este web, incluso el volcado a cualquier sistema de recuperación, sin la expresa autorización del propietario.

 

©  Vivaleon.com 2000-2001-2002-2003-2004-2005-2007-2008-2009-2010 -2011  Todos los derechos reservados

Para cualquier duda o sugerencia póngase en contacto con:

info@vivaleon.com

Telf.- (+34) 650 08 44 46 - 650 08 44 45

www.vivaleon.com