CUEVA ERMITA DE SAN MARTÍN - LEÓN

EREMITORIOS LEONESES

Articulo recogido de la revista local "Villaquilambre Hoy" Firmado por Francisco Javier Sánchez.

Nº2 - Epoca I . de Octubre de 1986 y Nº3 -Epoca II de Enero de 1987

Fotos: Vivaleon.com

 

 

LA CUEVA ERMITA DE SAN MARTÍN

 

Se encuentra situada en el termino de Villamoros de las Regueras, frente al pueblo, al otro lado del río Torío. Para visitar este tesoro arqueologico hay que cruzar el puente sobre el río, partiendo de Villaopispo, y enfilar a la izquierda la carretera del Portillín que va a la sobarriba (1). A pocos metros del puente se encuentra una desviación a la izquierda con una señal que indica "Vertedero de Escombros" Tomamos esta desviación que discurre casi paralela al río hasta llegar a las puertas del vallado del citado del citado vertedero. Sin entrar en él, y dando un giro a la derecha de 90º aproximadamente, nos encontramos de frente con el panorama de las cuestas de la Candamia. A media altura y socavada en las arcillas terciarias, al final de unos escalones cavados someramente por la cuesta ya se distingue la cueva, ermita u oratorio de San Martín.

La escasa vegaetación y las lluvias torrenciales de años y años, de siglos  y siglos. han ido erosionando las faldas del monticulo y el arrastre de arcilla y tierra ha penetrado en la cueva hasta soterrarla casi completamente. Además y fruto de esta erosión, la entrada de la cueva ha caído sin remedio.

Ya en el año 1.887, D. Inocencio Redondo informaba a Gómez Moreno:" La entrada cayó deshecha"(2). Lo raro es que la boca de la cueva no haya quedado tapada y cubierta por los sucesivos desmoronamientos y corrimientos de arcilla, tierra y agua, con lo que se habría perdido esta cueva-ermita como ha pasado con alguna otra cueva que había en las cuestas de la Candamia.

En el verano del año pasado(1985), por iniciativa del ayuntamiento de Villaquilambre y a través de la Delegación Provincial  de Cultura, se firmó un convenio entre la Junta de Castilla y León, y el ICONA por el que éste se comprometía  a hacer una plantación en el exterior de la Cueva para compactar el terreno y evitar, en la medida de lo posible la erosión que ha causado los estragos que ya hemos mencionado. El ICONA hizo esta plantación y tambien descubrio la entrada de la cueva-oratorio dejando un canal de desagüe para evitar que el material de arrastre siga soterrando la cueva. En este mes de septiembre, el Ayuntamiento de Villaquilambre bajo la dirección técnica del Arqueólogo de la Delegación Provincial de Cultura, piensa hacer una cata para encontrar el suelo original y ver la posibilidad de excavarla completamente, para que quede de la forma más parecida posible a como era hace siglos.

 

ORIGEN.

 

En cuanto al origen o inspiración de esta ermita, dice Gómez Moreno en el Catalogo Monumental de la Provincia de León: "Constituye, con toda probabilidad un oratorio de hacia el siglo X, una de aquellas grutas monásticas a que aluden con tanta frecuencia los documentos de entonces"

Para el P. Albano se trata de una cueva o ermita, obra y efecto de los fervores eremíticos de los siglos IX y X, manifestación de vida y obra en tiempos de repoblación, una vez que los arabes o moros habían dejado libres estas tierras que había que repoblar y "edificar" en todos los aspectos. La oración y fuerza de la vida solitaria era considerada como gran fuente y motor de la vida para tiempos y tierras que pedían espíritu y fuerza de vida. Sin duda que estos hombres, eremitas y solitarios, así como su habitaciones y vida, recordaban a los antiguos solitarios de los siglos VI y VII, con sus normas de vida y costumbres, que reproducían en algunos aspectos.

 

Que es una muestra más de los impulsos repobladores del siglo X nos los confirma la fecha del año 1006 en el que el monje Gundisalvo (Gonzalo) ya esta habitando la ermita o cueva, y que siguiendo los datos del documento del Tumbo Legionense, la existencia de la ermita es bastante anterior a esa fecha.

 

 

ARTE

 

¿Es la ermita de San Martín una muestra de arte visigótico-mozarabe? Aunque en el estudio del P. Albano queda demostrado que historicamente se trata de una ermita u oratorio visigótico-mozarabe. "artisticamente" no se atreve a ponerla como una muestra de estilo definido. Quiza quienes la construyeron pretendierón seguir en algo los cánones o formas de algun estilo definido, pero lo cierto es que al tratarse de una cueva rupestre de minimas proporciones y al haber sufrido las influencias del tiempo y de la intemperie, se hace un tanto dificil comprometerse a demostrar que en la cueva o "ERMITA DE SAN MARTÍN" tenemos ejemplo de "capillita visigótica o mozarabe", artisticamente hablando.

No cabe duda que el primer intento en la construcción tanto de cenobios como de ermitas por parte de los monjes obispos y abades visigótico - mozarabes era buscar y perseguir desprenderse de lo terreno y marchar hacia lo espiritual, como nos dicen claramente los documentos y escrituras en la función y elección de los lugares de vida solitaria. Por lo tanto, los solitarios que buscan sus cuevas, oratorios, grutas o ermitas para su vida de retiro y desprendimiento se cuidan muy poco de la grandeza o arte del lugar. En los monasterios o cenovios, ya tenían que prestar más atención a las condiciones de vida, espacio y distribución de la edificación, pues la vida de los monjes, el culto, etc; lo exigían. Pero para llevar una vida de ermitaño pocas condiciones de habitación y demas se requieren. Basta con poder estar de pie, de rodillas y a lo acostado.

 

NOMBRE

 

Aunque los autores que han mostrado interes por este lugar hablan de cueva, ermita, oratorio, eremitorio, celda,... y todos estos nombre tienen su razón de ser, pensamos que el más adecuado historicamente hablando, es el de ermita, pues en el documento de la catedral de León del año 1006 se dice expresamente "in ermita". Y aunque popularmente se conoce con diversos nombres como Cueva de Villamoros, Iglesia rupestre de Villamoros, etc., creemos que el nombre más apropiado es el de "Ermita de San Martín".

El nombre de San Martín de Tours, como titular y patrón de ermitas, monasterios, iglesias,... es tan frecuente en tierras de Asturias, Galicia, Zamora y León, desde los siglos IX al XII, que este de las cuevas de Villamoros no es sino otro más.

En un documento de la de catedral de Oviedo (6) del año 1136, ya se habla entre otros de dos términos antiguos conocidos con los nombre de "San Miguel" en estas tierras del Torio. Son dos de los nombres que junto con los de San Juan Bautista, San Pedro y algún otro, se encuentran entre los más usados para bautizar a personas, monasterios, iglesias, ermitas, pueblos, villas y lugares de la Geografía española y en especial quizá ejemplos de ello.

 

II PARTE

 

DESCRIPCION

 

Siguiendo con la descripción de la ermita rupestre de Villamoros, la enviada por Inocencio Redondo a Gómez Moreno en 1.887, es bastante fiel y todavia hoy puede seguir manteniendose: Una especie de nave o ámbito rectangular y asu cabez un ábside con planta de herradura, con un arquillo semicircular entre ambos. La entrada cayó deshecha; la nave tiene techo casi plano, y la capilla resulta como abovedada en redondo. Tamaño total, 6 por 3 metros, y de altura no puede juzgarse, por estar muy soterrada". La altura actual es de un metro y medio aproximadamente quedando soterrada entre metro y metro y medio. Lógicamente la nave ya no tiene 6 metros de largo porque como hemos dicho, la entrada cayó sin remedio.

 

Por su parte D. Matías Díez Alonso cree que: "Esta es una de las primeras muestras del arco de herradura, que da paso al ábside con cúpula bizantina. El techo de la nave anterior presenta un arco carpanel (pienso que quiere decir bóveda carpanel). La nave es de planta rectangual, y el abside la tiene circular" (3)

El P. Albano, que sin duda alguna es la persona que con mas detalle ha estudiado esta cueva o ermita y fervoroso amante del arte, historia, costumbres y tradiciones de nuestra tierra leonesa, no se atreve a calificar rotundamente el arco de herradura ni la cúpula bizantina, aun admitiendo que puede recordar rasgos de esos estilos y arquitecturas, ya que al estar labrada en la arcilla y con instrumentos rusticos, quizá la labor artistica y las caracteristicas de posibles estilos que se querían imitar, quedaron a medio camino y sin poder reflejar definitivamente unas caracteristicas significativas determinadas.

Las paredes en todo su ámbito están solidas, cavadas y bien labradas en la arcilla con una labor bastante fina, aunque no se puede decir que esta esmerilada, lo cual indica de qué manera tan rústica debió hacerse y con qué instrumentos tan elementales, tal como se hacían las bodegas que en estas tierras todos conocemos.

 

Sin duda el ermitaño (o ermitaños) que escogío el lugar, debió pensarlo antes de excavarla, porque es el cobijo más seguro que el que pudiera hacerse en otros puntos de estas cuestas, donde abundan los estratos y capas de una especie de mortero o pudinga, menos seguros y consistentes que la arcilla petrificada. De hecho se ve bien que en algunas cuevas y huecos hechos en el terreno de la pudinga en esta zona, se han desmoronado y tapado por derrumbamiento. En cambio los huecos y cuevas cavados en arcilla son más firmes y duraderos y como ejemplo, ahí esta la cueva de San Martín, que como mínimo dura ya desde el siglo IX.

 

HISTORIA.

 

El documento más antiguo que conservamos sobre la cueva, ermita, oratorio o celda de las cuestas de Villamoros de las Regueras pertenece a la Catedral de León. Se trata del Tumbo Legionense que esta numerado con el numero 339.-(4). Está escrito en latín, ya muy incorrecto o bajo, grafiado en letra gotica con muchas y muy libres abreviaturas, todo lo cual exige gran atención a la hora de interpretarlo, transcribirlo y traducirlo (5). Está fechado el día 13 de enero de 1.006. El documento es una carta de donación del Obispo Froilán II a la Abadesa Sinduara y Comunidad del monasterio de la Ciudad de León. El Obispo Froilán, (años 992-1.007), dice poner el sello y confirmación por su propia mano al final del escrito.

Transcribo literalmente una parte del documento porque no tiene pérdida y es una reliquia histórica:"Ofrezco y doy al altar de vuestra Iglesia, que esta situada entre los demás monasterios de la ciudad de León y a vosotras, las ya referidas Abadesa Sinduara con las demas monjas y religiosas que al presente servís al Señor, o que después profesaren esta vida, y que perseveraren en el seguimiento de Cristo, así lo hice constar con el mejor espiritu, yo, el Obispo Froilán, concedo a esa casa dos molinos que están en un mismo edificio, que ahora están en la ribera del Torío, abajo de los del Obispado, frente a Pausatellos, que pertenecieron al hermano Gonzalo (Gundisalvo), hijo de Zaven, el cual os la había comprado

 

 

(1).- También podemos llegar hasta aquí por la carretera de la Serna que viene de León por el Barrio del Ejido y el Parque de la Granja.

 

(2).- Manuel Gómez Moreno. "Catálogo Monumental de la Provincia de León". Editorial Nebrija, S.A. (Edición Facsímil). León 1979.

 

(6).- Citado por García Legarreta en "Colección de documentos de Oviedo". nº 151.

 

Para más información o búsqueda de guías q te lleven todos los días del año

llámanos al 650084446 - 650084445

 

 

 

Prohibida la reproducción total o parcial de este web, incluso el volcado a cualquier sistema de recuperación, sin la expresa autorización del propietario.

 

©  Vivaleon.com 2000-2001-2002-2003-2004-2005-2007-2008-2009-2010 -2011 - 2012  Todos los derechos reservados

Para cualquier duda o sugerencia póngase en contacto con:

info@vivaleon.com

Telf.- (+34) 650 08 44 46 - 650 08 44 45

www.vivaleon.com

 

CUEVA ERMITA DE SAN MARTÍN - LEÓN

VILLAMOROS DE LAS REGUERAS - LEÓN