Puerta Sol. Plaza Mayor. León

Escaleras de Puerta Sol en la Plaza Mayor de León

puerta-sol-vivaleon-dic-4-2014

La Puerta Sol o Puerta del sol, arranca de la calle del mismo nombre, en cuesta y orientada longitudinalmente hacia el este, por lo que se garantiza estar soleada todas las mañanas, comunica las calles de Caño Badillo, con la calle Santa Cruz,  Es una de la calles que marca el límite final del conocido Barrio Húmedo de León.

A la mitad de esta calle podemos encontrar un pequeño pasadizo con unas angostas escaleras que nos llevan directamente a la Plaza Mayor de León (Esquina sur-este). Este pequeño rincón tiene su propia leyenda, la leyenda del Coracero francés*

A la entrada de estas escalerillas (por la parte de la Plaza Mayor) se encuentra una imagen de la Virgen de la Inmaculada Concepción.

 

Leyenda del Coracero Francés:

Cuentan que un Coracero francés durante el año 1808 en tiempo de la guerra de la independencia de los franceses, para desfogarse de la dura batalla se fue de mesones y tabernas (que había muchas en León) y poco a poco el buen vino de la tierra le fue haciendo su efecto.

La suerte quiso que sus oficiales superiores le encontraran en este lamentable estado de embriaguez y le castigaran. El Coracero, queriendo huir de su castigo cogió su caballo y trato de huir por la Plaza Mayor (antiguamente llamada Plaza del Pan) con tal mala suerte que lo quiso hacer por las escalerillas que unen la Plaza Mayor con la calle Puerta Sol.

En esta huida escaleras abajo, tropezo caballo y el jinete, muriendo ambos en la caida. Al pie de la escalerilla, cuentan las gentes del lugar, aparecieron muertos el Coracero y su caballo.

Este típico rincón de León, que une los barrios de San Martín con el populoso barrio del Ejido, escenario de tal leyenda, es conocido como el rincón del Coracero o del Dragón (algunos historiadores indican que era un Dragón francés, y no un coracero, al igual que las fechas indican que el hecho tuvo lugar entre 1.808 y 1.810).