Laciana

Laciana se encuentra situada al noroeste de la provincia de León, en plena Cordillera Cantabrica. La comarca limita con el Parque Natural de Somiedo, Los Ancares,  Babia, Omaña, las reservas biológicas de Cangas de Narcea y Degaña, sin olvidarnos del municipio de Palacios del Sil y el  Bierzo.
La riqueza de nuestra montaña, nos ha hecho merecedores de formar parte de la Red Natura 2000, como Lugar de Interés Comunitario (LIC), Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA), y desde el año 2003, Reserva de la Biosfera por la UNESCO. Así dos de las especies más representativas de la fauna cantábrica, el oso pardo y el urogallo cantabrico, se encuentran en buena parte del  territorio.
El valle que nos encontramos ahora, es el reflejo de un pasado minero en el que aun sobreviven las tradiciones de un mundo rural.
Villaseca de Laciana, es el primer pueblo que nos encontramos viniendo de León por la comarca de Babia CL-626; y es la entrada este del valle,  sus calles muestran sus edificios cuarteles, vestigios de su pasado minero.

 

Lumajo, es especialmente singular por su luz y sus blancas peñas. A él llegaban cada año desde la Edad Media , los vaqueiros de alzada, ganaderos nómadas que venían en busca de los ricos pastizales. En la subida se podrá disfrutar también de la conocida cascada de Las Cereizales, que hace la delicia de todos, sobre todo, en época de deshielo.

pilon-lumajo

Robles de Laciana, conserva el atractivo de sus corrales y callejuelas, y de sus viejos y originales lavaderos, como el de Carubio cuya agua mana de un sarcófago del siglo XIII-XIV. Aquí encontramos la iglesia románica de San Xuliano, antiguo e importante cenobio benedictino dependiente del Monasterio de Corias. Conserva una inscripción en el atrio que conmemora su consagración en el año 1090. También podremos contemplar uno de los últimos ejemplares de “casa de teitu” o palloza de Laciana. En este pueblo, el polifacético artista Eduardo Arroyo tiene su casa estudio.

iglesia-robles-de-laciana-2

Sosas de Laciana, tiene tres barrios  con sus correspondientes capillas, así como la iglesia de San Andrés. Perduran todavía interesantes construcciones: corrales, molinos restaurados, la lechería… esperando que en un futuro no muy lejano, pase a formar parte, de un conjunto etnográfico.

casona-sosas-de-laciana

Rioscuro, entre Villaseca y Villablino. aún conserva vestigios de la bolera tradicional Tsaciniega, uno de los juegos autóctonos más extendidos en la comarca. Hay que destacar las magníficas pinturas románicas ocultas detrás del retablo mayor de su iglesia. Aún conserva su puente romano sobre el Río Sil.

 

El Villar de Santiago, para llegar a este hermoso pueblo desde Villablino hay que coger la carretera LE-493 el desvío se encuentra en Rioscuro, carretera que nos conduce al Valle de Omaña. En el pueblo hallamos numerosas fuentes, La Carabina, La Pascuala, La Fuente Mocha…

el-villar-de-santiago-lacia

Villablino. Es la capital del Valle, en esta ciudad  se concentran los principales organismos y en el que está bien presente el legado que nos dejó Don Paco Sierra Pambley, visible en la recuperada casona del fundador, hoy actual sede de la Oficina de Turismo, así como la Escuela y la Residencia de estudiantes. Y San Miguel de Laciana, que cobija las tumbas de las familias Buelta y Pestaña en el interior de su iglesia, protagonistas de la legendaria historia concejil del valle , así como un valioso calvario románico. Una magnífica muestra de la casa típica lacianiega la encontramos aquí, en “La Casona”; a la que podemos llegar atravesando el puente romano.

monumento-al-minero-villablino-leon

Rabanal de Arriba, Rabanal de Abajo y Llamas, son pueblos tipicos y tranquilos que bien merecen una visita.

iglesia-rabanal-de-abajo-la

Villager de Laciana,  conserva el barrio típico de El Postoiro, con edificaciones de pallozas ó teitus de paja,  horreos tsacianiegos, potros, etc.

via-verde-villager-de-lacia

Orallo, la auténtica esencia de este pueblo se encuentra en las espléndidas praderas que se extienden a lo largo del valle; también conserva edificaciones típicas de la zona y un palacio que aunque en olvido, mantiene el porte de tiempos pasados.

fuente-orallo

Caboalles de Abajo, en los siglos XIX y XX, Pedro Álvarez Carballo y Fernando Alvarez de La Puerta pusieron en marcha dos escuelas gratuitas en el pueblo que estuvieron funcionando casi un siglo. Cerca de Caboalles de Abajo, siguiendo la carretera LE-497 se encuentra la estación de esquí y de Montaña de Leitariegos y la bella laguna de Arbas.

ermita-caboalles-abajo-laci

Caboalles de Arriba, desde que se adquirieron los montes a los Condes de Luna, los parajes de la Veiga y El Palo no han dejado de arrendarse a ganaderos asturianos, sabedores de la riqueza de sus pastos

panera-caboalles-de-arriba